Monster Boy and the Cursed Kingdom es un buen juego

Acerca de Monster Boy and the Cursed Kingdom es un buen juego

Hay un subgénero dentro de los Metroidvania, una especie de Metroidvania light donde los sprites son de mayor tamaño y el modo de juego es un poco más lineal. Juegos como la serie Shantae, Demons Crest o incluso Megaman X serían ejemplo de ese estilo de juego. Monster Boy and the Cursed Kingdom es uno de ellos y, la verdad, está bueno.

Monster Boy and the Cursed Kingdom es parte de la serie Wonder Boy, la cual es una serie de juegos de las que no tengo mucho conocimiento pues fueron de arcade y en consolas de Sega. El primer titulo salió en 1986 en arcade. El dato interesante es que los juegos de Adventure Island son derivados de la serie Wonder Boy.

Sin embargo Monster Boy and the Cursed Kingdom no es como Wonder Boy ni como Adventure Island, es más bien un juego como Shantae, donde un personaje debe recorrer varias zonas interconectadas, descubriendo ítems y habilidades para seguir avanzando mientras lucha contra enemigos y jefes y realiza diversas acrobacias.

En Monster Boy and the Cursed Kingdom controlas a un pequeño niño de cabello azul que trata de descubrir por qué su tío ha comenzado a transformar a la gente en animales, todo para ser transformado él mismo en un cerdo. Así, como cerdo, debes ir avanzando para resolver el misterio de las acciones de tu tío.

El juego inicia sumamente fácil, los enemigos mueren con uno o dos golpes, los gráficos son muy lindos, cutes, por lo que la primera impresión es de un juego para niños. Monster Boy and the Cursed Kingdom tiene un humor algo infantil al comienzo, lo que combinado con su arte, le da un toque muy cartoon que puede espantar a aquellos a quienes nos gustan cosas más oscuras, pero espera un poco más porque no es tan infantil como inicialmente se ve.

Una vez que eres un cerdo el juego se cierra, el personaje tiene una movilidad muy pesada y un ataque muy corto lo que causa que, de inicio, el juego no sea muy divertido de jugar. Poco a poco te das cuenta que debes descubrir varias transformaciones en animales, así como conseguir magias, espadas, armaduras, escudos, botas y accesorios, lo cual da una muy buena cantidad de personalización al juego. El cerdo es un inútil pero afortunadamente no siempre serás un cerdo.

Posterior al cerdo encuentras a la serpiente, que tampoco abre realmente el juego, pero es con la tercera transformación, el sapo, con la que te encontrarás con el juego que realmente compraste.

Una vez que alcanzas la transformación en sapo, Monster Boy and the Cursed Kingdom se abre ara ti gracias a sus habilidades. En primera, el sapo puede colgarse de diversos puntos con su lengua, lo que te da más agilidad y movilidad, pero también puede equiparse con espadas y otros implementos, lo que te da posibilidad de armar un estilo de juego. Ahí es cuando el juego empieza a brillar pues ahora deberás armar a tu personaje para superar los diversos obstáculos que habrás de enfrentar.

La dificultad se mantiene fácil hasta que llegas al mundo del fuego, que es donde comenzarás a sufrir en Monster Boy and the Cursed Kingdom.

Te darás cuenta que los escenarios en este juego son realmente muy grandes y que muchas veces habrán puzzles que no serán sencillos de descifrar. Más de una vez tuve que acudir a mi celular para no quedarme atorado y para encontrar los diversos secretos, que son muchos y muy bien escondidos.

Monster Boy and the Cursed Kingdom es un juego enorme, mucho más grande de lo que inicialmente pareciera. Poco a poco el mundo se va conectando al grado que se vuelve mucho más largo de lo que inicialmente creía. La dificultad también sube mucho posterior al mundo del fuego. Si te dedicas a explorar y mejorar tu equipo, el juego es relativamente sencillo, pero si no lo haces realmente vas a sufrir.

Los escenarios están muy grandes  revueltos. Cuando llegues a la mansión embrujada te darás cuenta de lo que digo.

Aunque el juego siempre mantiene su humor infantil y arte cartoon, la dificultad lo convierte en un juego no apto para niños. Los puzzles requieren algo de coco para sacarlos por lo que Monster Boy and the Cursed Kingdom es un título más pensado en jugadores veteranos.

La música es muy buena, la movilidad es buena cuando usas a los monstruos correctos  la historia, aunque predecible, es lo bastante entretenida para jugar hasta el final. No es un juego que venga a romper con lo establecido pero es bastante bueno y de hecho prefería jugar Monster Boy and the Cursed Kingdom que Final Fantasy VII Rebirth, y no fue sino hasta que acabé el primero que continué con el segundo.

Monster Boy and the Cursed Kingdom es un buen juego tipo Metroidvania light que te puede gustar. Salió en 2018 para Xbox One, PS4, Switch, y tiene sus versiones de PS5 y Series. Lo consigues por 200 pesos o menos y es una gran compra. Lo recomiendo.

Review
  • Monster Boy And The Cursed Kingdom es un juego bueno
    8.5Calificación

    Cuando se trata de Metroidvanias, la vara está alta, Monster Boy And The Cursed Kingdom no logra instalarse entre los mejores del género pero es suficientemente competitivo para darle una buena oportunidad.

    • Calificación
      8.5
Lo bueno

Gráficos coloridos, reto alto, buena música.

    Lo malo

    Estilo visual infantil

      Game Detalles
      Game Poster
      Poster
      Idiomas

      Deja un comentario

      Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

      Login
      Cargando.
      Registrarte
      Cargando.