Final Fantasy VII Rebirth me deja con sentimientos encontrados

Acerca de Final Fantasy VII Rebirth me deja con sentimientos encontrados

Final Fantasy VII es un juego que es sumamente especial para una generación, generación a la que pertenezco. No tienes idea de lo grande que fuye ese juego en 1997 y lo importante que fue para la comunidad en la que yo me movía. Final Fantasy VII nos dejó marcados a muchos. Por eso cuando se anunció Final Fantasy VII Remake estuve en primera fila, lo jugué y me pareció bueno, en especial al final (Puedes leer la reseña aquí). Para Final Fantasy VII Rebirth nuevamente estuve en primera fila, día 1; me tomó demasiado tiempo y casi 100 horas, pero finalmente lo he terminado.

Y mi veredicto es… inconcluso. Final Fantasy VII Rebirth es un juego que es totalmente polarizante, por un lado es sublime, en gráficos, música, personajes y, principalmente, en el sentimiento que se le tiene de parte de muchos de nosotros. Más de una ocasión tuve lágrimas en los ojos, por la música que sonaba, por los personajes que volvía a ver, por… Y debo decirte que Final Fantasy VII Rebirth mejora a todos los personajes clásicos, no hay uno solo que no se haya visto upgradeado por el nuevo diseño o la actuación de voz; la tecnología actual permite representar mucho mejor aspectos que antes quedaron inconclusos. En todo lo que tiene que ver con el arte, Final Fantasy VII Rebirth es un 10.

Pero Final Fantasy VII Rebirth también es un juego y es ahí donde me deja un tanto insatisfecho.

Es en su apartado del juego, el más importante diría yo, donde Final Fantasy VII Rebirth deja cosas que desear. En primer lugar el sistema de juego general, el combate, es sumamente caótico; esto ya era así desde Final Fantasy VII Remake pero al tener más personajes tenemos más mecánicas que de pronto no son muy claras. No entendí ni a Caith Sith, ni a Yuffie ni a Red XIII debido a que todos ellos se jugaban de una manera un tanto extraña en comparación con Cloud, Tifa, Aerith y Barret. Por ello la mayor parte del tiempo me centré en mi party principal, lo que me llevó a que, cuando me tocó jugar a fuerza con alguno de esos personajes, sudé sangre, en especial con Caith Sith que tuve que repetir una batalla común como 5 veces debido a que no podía vencer a un simple drone de seguridad. Respiré cuado por fin pude dejar de jugar con ese gato.

El sistema de bloqueo es sumamente difícil de controlar debido a la velocidad a la que este juego se mueve y a la cantidad de personajes y partículas que hay todo el tiempo en escena. Mira, acabé Sekiro, me volví un maestro del parry, y no pude dominar el simple boqueo en Final Fantasy VII Rebirth; por ello una gran cantidad de técnicas y modos de juego no los pude experimentar esta vez, y no es por falta de habilidad mía sino que el juego es tan caótico que simplemente no podía vislumbrar los ataques.

Sin embargo el combate no es tan malo, sería un aspecto menor de no ser por la otra parte, que es la manera en que está acomodado el mundo.

Final Fantasy VII Rebirth padece del mal de los juegos de Ubisoft, está lleno de inconitos por todo el mapa, con la diferencia que el modo de viajar es muy limitado. A diferencia de otros juegos similares, la movilidad en Final Fantasy VII Rebirth es sumamente pesada, los personajes constantemente se atoran en el mundo. Recuerdo jugar Skyrim y The Witcher 3 y escalar montañas para llegar a donde quisiera, pero en Final Fantasy VII Rebirth una simple piedra te impide avanzar a tu destino, eso hace que el juego sea desesperante a la hora de visitar cada lugar del juego, en especial en la zona de Gongaga, debido a lo laberíntico y limitado que algunos escenarios son.

Pero eso no es lo peor, sin duda lo peor del juego es lo lento que es; hay demasiados momentos donde no pasa absolutamente nada. Donde los personajes tienen que hacer verdaderas estupideces para seguir jugando. Encontrar un traje de baño, pasear en el Gold Saucer, capturar un chocobo; asimismo muchas misiones, principales y secundarias, están tan plagadas de minijuegos que, por un momento, sentí que estaba jugando Mario Party. Un 40% de Final Fantasy VII Rebirth son minijuegos, aunque algunos son entretenidos, como Sangre de Reina y uno similar a Rocket League con Red XIII, la mayoría son tediosos. No completé la última misión secundaria puesto que se trata de puro minijuego.

Pero la mierda más grande es Chadley, más bien Chingadley, no sabes lo mucho que odio a ese niño. Sus participaciones son más que molestas, son un estorbo. No deja de llamarte en todo momento y te encarga muchas de las actividades más estúpidas. Y le añadió a un personaje, Mai, que también es lo peor que se les ha podido ocurrir. Mai te da “consejos” durante ciertos combates, pero la tipa no se calla ni un segundo en medio de ataques, gritos y explosiones. Entre Mai y Chadley hicieron lo peor del juego.

Pero jugué por dos razones: No me refiero a Tifa sino a la historia y los personajes. Por supuesto que quería saber qué estaba pasando, y es que Final Fantasy VII Rebirth es muy confuso pues maneja conceptos sacados del UCM y eso nunca resulta claro. Así que quería jugar para saber qué demonios estaba ocurriendo y para conocer el destino de los personajes. Y claro, sé lo que piensas, todos lo pensamos. En el juego original Aerith muere, pero el tema al final de Final Fantasy VII Remake es que el destino ya no está escrito. Simplemente conocer lo que pasaría fue motivo suficiente para jugar y jugar y finalmente saber qué iba a ocurrir.

Final Fantasy VII Rebirth tiene puntos extra por los personajes a quienes realmente amo, de muchas maneras, a nivel artístico, mejoró mucho en respecto del original. Sin tan solo eliminaran a Chadley y un 70% de los minijuegos Final Fantasy VII Rebirth sería un juego de 9. Pero debido a sus detalles en cuanto a cómo se juega, a que se alarga de manera arbitraria y en general a que tiene mucha paja, su calificación debe ser menor. Me alegra haberlo jugado y estaré ahí día 1 para el tercer juego de esta serie, que imagino se llamará Final Fantasy VII Reunion, sin embargo no me puedo dejar llevar por la nostalgia o el fanboyismo, no es tan bueno como se nos hizo ver con los reviews de lanzamiento; fácilmente prefiero Elden Ring e incluso Deathloop. Final Fantasy VII Rebirth es bueno pero no lo veo como juego del año, ni de cerca.

Review
  • Final Fantasy VII Rebirth es un juego al que no le puedo perdonar sus errores
    7.0Calificación

    Realmente amo Final Fantasy VII y es por ese amor que no puedo dejar pasar los errores que Final Fantasy VII Rebirth tiene en su construcción del mundo. En historia y personajes es excelente pero como juego, y cargando algunas decisiones estructurales, me resulta un título que, por momentos, fue aburrido y hasta una tortura. Gracias a sus personajes y a su historia, así como por lo mucho que amo al juego original, fue que lo acabé.

    • Conclusión
      70
Lo bueno

Gráficos impresionantes
Música inolvidable
Personajes entrañables

    Lo malo

    Minijuegos por doquier
    Chadley y Mai
    Momentos lentos

      Deja un comentario

      Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

      Login
      Cargando.
      Registrarte
      Cargando.