Historias de Miedo: Mi suegra y yo – Parte I

Esta es una historia 100% real, es la historia de casado de un forero de Atomix cuyo nickname es SID.

El antecedente

Esta historia causó mucho interés en los foros, fue contada en muchísimos posts durante meses, dejando a todos intrigados sobre lo que sucedería. La historia puedes leerla en el foro de Atomix, subforo de OffTopic, tema de Historias de lo Paranormal, pero si te da hueva, aquí lo tienes enterito.

Aunque no me consta que sea real, SID tiene buena reputación en el foro y no hay motivos para no creerle. La historia no ha terminado, aún nos tiene pendientes con lo que pasó después.

Inicia el miedo

Que tal amigos, yo les platicaré una historia que podríamos catalogar como algo paranormal, pero que no tiene nada que ver con fantasmas o espantos ni nada parecido.

Sinceramente desde hace mucho tiempo quería postear mi historia pero no me animaba, sin embargo ahora lo hago porque siento que pudiera ser de mucha ayuda para alguien que pase por lo mismo que pasé yo; ya que esto, le puede pasar a cualquiera.

Esto sucedió hace aproximadamente dos años…

Como tantos jóvenes enamorados y siguiendo las leyes de la vida, mi novia y yo decidimos unir nuestras vidas en matrimonio.

Todo mundo se sorprendió al recibir la noticia de que pronto me iba a casar, ya que era por todos bien sabido que era una persona muy ojo alegre, que siempre renegué del matrimonio y que todo el tiempo estuve a favor del amor y de la unión libre…. hasta ese día.

Los arreglos se hicieron rapidamente y a finales del mes de diciembre me case tanto por el civil como por lo religioso.

Mi esposa y yo en ese momento decidimos irnos a vivir a casa de sus padres temporalmente en lo que nos acoplábamos, en lo que juntábamos un dinerito, etc.

Los primeros meses de matrimonio fueron digamos pura luna de miel. Todo era bello, todo era color de rosa, todo era alegría y felicidad.

Con el paso del tiempo eso fue cambiando y poco a poco fuimos cayendo lentamente a la realidad. Me di cuenta de que nos hacían falta cosas.

Yo siempre fui una persona muy activa, en mi trabajo ganaba muy bien; si quería algo, no descansaba hasta conseguirlo; tenía muchas ideas; así que poco a poco me fui movilizando para adquirir aquello que yo deseaba en el menor tiempo posible. Fue a partir de este momento que comenzaron las cosas extrañas.

La familia de mi esposa era formada únicamente por su papa, su mama y un hermano. Eran muy unidos… y por ello los admiraba mucho; pero a medida que fui conociendolos fui descubriendo algo que no estaba bien en ellos.

En una ocasión, vi una televisión increíble, muy bonita, y sobre todo muy grande. Con un sonido bastante potente. Quedé enamorado de esa televisión. Sin dudarlo la compre.

Al día siguiente fueron a la casa a entregarmela, tanto los vecinos como la familia de mi esposa se quedaron asombrados del tamaño de la televisión. Una niña incluso dijo que parecía un cine.

Al colocarla en su lugar, el papa de mi esposa (y nunca se me va a olvidar) me dijo lo siguiente:

Suegro: -Oye, porque compraste esa televisión ????? esa marca es malísima, se te va a descomponer.

Mejor hubieras comprado de la misma marca que es mi tele (viejísima por cierto) esa sale muy buena.

Ni siquiera recuerdo que le contesté, creo que le dije que compre esa marca porque estaba en oferta o algo así.

Pasaron 2 dias y la televisión…. se descompuso.

El dia que se me descompuso, me veia como con ojos de que me tenia lastima y me dijo:

Suegro: – Ya ves??? te lo advertí, te dije que se te iba a descomponer.

Ese dia con un montón de problemas para transportarla fui a cambiarla. Al regresar me encontré con lo siguiente:

Suegro: – Que ??? es la misma marca??? se te va a volver a descomponer. Esa televisión se me descompuso ese mismo día.

La tercera fue la vencida??? no realmente, la televisión que compre a las 2 semanas le apareció una mancha verde en una de las esquinas y jamas se le quitó, incluso esa tele ya ni siquiera fui a cambiarla por los problemas de transporte que me ocasionaba.

Mi suegro cada que entraba a mi cuarto y veia la tele, soltaba una risa medio burlona. A partir de ese dia me dio la familia de mi esposa muy mala espina.

En esas fechas, puse un negocio, le pedí a mi esposa que se encargara del mismo.

Toda la familia de mi esposa se puso en contra mía ya que decían que como iba a ponerla a trabajar, si se suponía que yo ganaba lo suficiente para mantenerla. Eso era cierto pero por mi forma de ser proactiva, yo quería seguir moviendome y que mi esposa se moviera también.

El negocio funcionó muy bien durante 3 meses seguidos, en ese tiempo compré un carro y estaba en trámite un crédito para comprar mi propia casa e irme de la casa de mis suegros.

En ese tiempo mi esposa salió embarazada y debido a eso decidimos permanecer con la familia de mi esposa hasta que naciera el bebe.

En esos días, traté de llevarme mejor con la familia de mi esposa, comencé a platicar mas con ellos y fui conociendolos un poco mas.

Para ser sincero, entre mas los conocía, mas deseaba no haberlo hecho. Me di cuenta de que eran personas mucho muy envidiosas, muy negativas, todo lo bueno que le pasaba a otra gente, significaba algo malo para ellos y sobre todo que siempre deseaban lo peor. Pero cuando ellos tenían algo, lo presumían abiertamente.

Me di cuenta de que mi suegro se llevaba muy mal con su misma familia, me enteré de que su propia madre en una pelea renegó de el y le dijo que no lo quería. Cosas de ese tipo.

Debido a lo mencionado anteriormente, decidí alejarme de ellos. Yo comía a otras horas, cuando se me acercaban me ponía a hacer cosas del trabajo, los fines de semana me iba con los amigos o con la familia.

Durante ese tiempo visitaba con frecuencia tanto a mi familia como a mis amigos, pero resultaba un tanto extraño que siempre que los visitaba, por alguna tontería terminaba peleandome con ellos (tanto familia como amigos).

Me molestaba bastante los comentarios que hacían de mi, decían que estaba bien gordo y que tenia un color amarillento muy feo. Decían que lucía como enfermo y que estaba muy irritable.

Si bien era cierto lo que me decían, yo pensaba que era a causa del embarazo de mi esposa. Es decir, tener un hijo provocaba una revoltura de emociones encontradas.

Entre mas pasaba el tiempo, tardaba mas tiempo en frecuentarlos hasta que finalmente dejé de ver a mis amigos por completo y a mi familia muy rara vez.

Todo transcurría con relativa normalidad, hasta que comenzaron a pasar cosas aun mas extrañas.

Durante las noches, siempre a la misma hora…. me despertaba. Exactamente a las 3 de la mañana.

Yo siempre he sido de las personas que cuando me duermo, ni un terremoto me levanta, pero de pronto comencé a sufrir de insomnio.

Empecé a tener pesadillas todas las noches… (todas) cuando anteriormente creo que ni soñaba nada. Debido a esto todo el día tenia mucho sueño, me sentía muy cansado y como que ya no carburaba como antes.

Yo siempre presumía de tener estomago de basurero, es decir, podía comer lo que fuera y en donde fuera y nada me hacia daño; pero en ese tiempo, hasta un yogurt me llevaba inmediatamente al baño. Comencé a sentir un extraño dolor en la boca del estomago, como una pequeña punzadita, dicho dolorcito me daba mas cuando discutía con la familia de mi esposa por lo que supuse que era a causa de los corajes. No le di importancia.

Las peleas con la familia de mi esposa se iban haciendo mas frecuentes, en un principio los agarrones nomas eran entre mi suegro y yo; pero al ver que el solo no podía conmigo, se le unió mi suegra, mi cuñado y finalmente mi esposa. Todos me agarraban en bola, solían cuestionarme en todo, querían que a fuerzas hiciera lo que ellos querían y a decir verdad yo no me dejaba.

Terminaba muy molesto y enojado pero curiosamente al final accedía a sus peticiones.

Debido a esto decidí irme lo mas pronto posible con mi esposa embarazada a otro lugar. Tenia el negocio, el crédito para comprar una casa estaban a punto de resolvermelo y me iba muy bien en mi trabajo. En una discusión con la familia de mi esposa, visiblemente enojado les comuniqué que ya nos íbamos a ir. Fue tanta mi convicción que estuve preparando mis cosas para irnos lo mas pronto posible de ahí.

Un día yo llegué del trabajo y estaban todos en bola, mi suegro, mi suegra, mi cuñado y hasta la novia de mi cuñado. Por dentro pensé… y ora estos que se traen.

Mi esposa fue la primera en hablar y dijo:

Mi esposa : -El negocio que “teníamos” decidí cerrarlo, porque mi embarazo ya esta muy avanzado y no puedo hacerme cargo de el.

Yo visiblemente enojado le respondí: – lo se, y por eso vamos a contratar a una persona que se haga cargo.

Mi esposa: – ya no es necesario, el local esta cerrado y acaban de traer las cosas. Ya no hay marcha atrás.

Lo primero que sentí al recibir esa noticia fue ese intenso dolor que provenía de la boca del estomago, y lo siguiente que recuerdo fue haber visto una pequeña pero marcada sonrisa en la boca de mi suegra.

Voltee a ver a mi suegro y el tenia una cara de zombi, no denotaba expresión alguna.

El negocio generaba un ingreso notable, al haber hecho eso truncaba momentáneamente mi plan de salirnos de ahí, pero nada que no pudiera resolver. Si ya no dije nada en ese momento fue por el embarazo de mi esposa, me tragué el coraje y me encerré en mi cuarto. Parecía que había tragado carbon ardiente. Eso fue el comienzo del fin.

Un mes después de ese evento, recibí la noticia de que rechazaron el crédito, una semana mas tarde me quitaron horas en mi trabajo y me rebajaron el sueldo. No se porque me agarro de repente un miedo y una inseguridad que no había conocido antes.

Obviamente los planes de salirme de ahí se fueron abajo. De momento la única deuda que tenia era la del carro y de repente debía hasta el perfume que ponía.

El dinero no me rendía para nada, si un lunes me pagaban dinero para el jueves ya no traía absolutamente nada.

Todo se fue cayendo en mi vida a una velocidad impresionante. Debo confesar que un día, tenia hambre por la mañana, y ni para unas galletas de 5 pesos traía.

Mis hábitos y mi rutina diaria cambio de repente.

Antes llegaba, leía un poco, iba al gimnasio, salía a caminar, checaba el negocio, etc. Ahora llegaba, me encerraba en el cuarto y veía tele hasta que anochecía. Unicamente salía solo cuando mi esposa o mejor dicho mi suegra decía.

Las discusiones se fueron disipando, ahora solo me sometía a los designios de mi suegra. Me di cuenta de que ella siempre estuvo atrás de todo ya que escuche por boca de mi suegro que el nunca estuvo de acuerdo en que mi esposa haya cerrado el negocio, pero mi suegra había decidido que era lo mejor.

Ella era algo así como la autora intelectual de todo; estuve observandola bastante a partir de ese descubrimiento y me di cuenta de como mangoneaba a su marido y para colmo ahora me mangoneaba a mi. Ella decidía una cosa y echaba por delante a mi suegro, el cual siempre le obedecía en todo.

Después descubrí que la mama de mi suegro, había tenido fuertes peleas con mi suegra, que todo mundo criticaba a mi suegro porque parecía un títere, y que la culpable de todo era mi suegra.

Ya para ese entonces, las pocas discusiones que tenia, era abierta y directamente con mi suegra, mi suegro ya ni las manos metía y optaba por salirse. Debo señalar que mi suegro de cierta forma estuvo siempre de acuerdo conmigo pero solo se limitaba a obedecer.

Llego el día en que nació mi hijo, tuve que pedirle dinero prestado a mi suegro para el parto.

Nunca me había encontrado en una situación tan mala económicamente hablando en mi vida. El nacimiento de mi hijo fue algo que me hizo despertar por un momento de algo que parecía un sueño convertido en pesadilla.

Con el nacimiento de mi hijo, parecía que todo iba a encaminarme por buen camino, yo pensaba que ese acontecimiento iba a unirme mas a la familia de mi esposa y que conforme pasara el tiempo, la situación iría mejorando… pero no fue así.

Mi suegra inmediatamente tomó posesión de mi bebe, no me dejaba ni siquiera cargarlo, me regañaba por todo, que si no lo cargaba bien, que si yo estaba mugroso, que no le respirara en la cara…. hasta el mas absurdo pretexto era suficiente para quitarme a mi bebe de los brazos.

Todo el tiempo buscaba un poco de apoyo por parte de mi esposa pero nunca me lo dio.

Cualquier persona en una situación como esa hubiera reaccionado de alguna manera; incluso al momento de escribir estas lineas me pregunto como pude soportar ese trato, pero yo en ese momento lo único que hacia era ir a mi cuarto, encerrarme y ver televisión.

Había días muy contados en los que yo reaccionaba muy agresivamente, como que explotaba y eran los días en que me echaba tremendos pleitazos con mi suegra, pero nuevamente todos juntos se me echaban encima.

Un día, regresando de trabajar, me encontré con una gran amiga a quien tenia mucho tiempo que no veía.

Cuando me vio, estuvo a punto de no reconocerme.

-Que mal te ves… fue lo primero que dijo en ese momento, recalcó que hasta mi forma de caminar era distinta, como jorobado, no podía ni verla a los ojos, parecía completamente otra persona.

Por alguna extraña razón, sentía un tipo de rechazo a esa gran amiga, casi casi como si yo no quisiera estar a su lado y tenia miedo de que mi esposa se diera cuenta de que estaba platicando con ella. Y quiero recalcar… sentía miedo de que mi esposa se llegara a enterar. Para colmo, mi amiga me invitó a tomar un cafe y el único lugar cercano era uno visiblemente muy romántico.

Cuando era novio de mi esposa, yo andaba con 2 chicas mas… y nunca me había importado. Fue hasta tiempo después de que me case con ella, que poco a poco sin darme cuenta me fui alejando completamente de todo el genero femenino. Es por eso que cuando escuché la invitación de mi amiga, le respondí inmediatamente que no aunque por dentro tenia muchas ganas de ir.

Le dije que no traía dinero (y era cierto) pero no importó, me insistió tanto que finalmente accedí.

Llegamos al cafe, era temprano realmente pero eran esos días que se hacia de noche muy pronto.

Las mesas eran pequeñas, cabían 2 personas solamente y tenían una velita en el centro.

Cuando nos sentamos, platicamos de todo, la universidad, los amigos, todo. Finalmente nos concentramos en lo que yo estaba viviendo en ese momento; le conté de lo mal que me había ido económicamente, el trato de la familia de mi esposa y de mi misma esposa.

Siendo honestos hasta las lagrimas se me salieron, la charla que tuve con mi amiga me sirvió para desahogarme de todo lo que llevaba dentro.

Ella escuchó atentamente todo lo que dije, posteriormente yo permanecí en silencio para escuchar sus comentarios y dijo:

– Sabes una cosa?? esto esta muy raro, eres una persona completamente diferente a la que había conocido. Hay un detalle que me intriga y es este…

Con su mano señaló el centro de la mesa, esa velita que estaba en medio de nosotros dos…

Yo la veía normal hasta que de repente como que salió una chispa… como que algo tronó.

Mi amiga me dijo que volteara a ver las demás velitas.

La demás tenían su flamita muy quieta, la de nosotros parecía que un fuerte viento la estuviera moviendo sin descanso, ademas de que de repente como que soltaba una chispita. Se me hizo bastante raro.

Ella me dijo, que la velita estaba así desde que llegamos; que esto que me estaba pasando como que no era muy normal que digamos, es verdad que durante la vida nos enfrentamos a situaciones fuertes, situaciones que nos forjan el carácter y nos hacen madurar, pero que lo que yo estaba viviendo no tenía nada que ver con eso.

Me comentó que en el preciso momento que me vio , sintió una vibra muy pesada, como que algo malo había en mi, y sintió mucho rechazo hacia mí (exactamente lo que yo había sentido con ella).

Me dijo lo siguiente:

– Me gustaría que me acompañaras con una amiga que lee las cartas, se que tu no crees en eso pero no tienes nada que perder. Estoy segura que te va a sorprender…

Después de haberme dicho lo que sintió en el momento de verme y ese detalle con la velita, fue lo que me animó a ir con ella y visitar a esa famosa persona que leía las cartas.

Sinceramente yo no creía en eso, pero la sola esperanza de que ir con ella pudiera ayudarme en algo, fue lo que me animó. Caray, si me hubieran dicho, untate excremento de vaca en la cabeza todas las noches, tan seguro que lo hubiera hecho por salir de esa situación.

Como obviamente ya era tarde, quedamos de ir al día siguiente.

Esa noche llegué a casa, y como de costumbre, saludé a todos y me fui directamente a mi cuarto a ver televisión. Posteriormente me dormí.

Toda la noche tuve pesadillas, demasiadas, me dolía horriblemente el cuerpo.

Amanecí ese día con una fuerte gripa, no fui a trabajar y obviamente… no fui con mi amiga a visitar a esa persona.

Pasaron algunos días y la promesa de ir con la señora de las cartas había quedado completamente en el olvido. La situación en casa era de estira y afloja, pero conforme pasaba el tiempo me iba sometiendo mas y mas.

Un día, mi suegra y yo tuvimos una discusión muy fuerte, debido a que mi suegra saco a mi bebe un día que particularmente hacia mucho aire, yo le insistí que no lo sacara pero la mujer por llevarme la contraria lo sacó. Obviamente mi bebe se enfermó y tuvimos que llevarlo al pediatra. Como era común yo ya ni traía dinero y nuevamente me endeudé aun mas con mi suegro.

Ese fue el detonante que me hizo despertar, mis acciones repercutían directamente a mi bebe, así que debía hacer algo para salir de esa situación.

Fui con mi familia a pedir abiertamente ayuda para salirme de la casa de mis suegros. Hablé con amigos para poner algún negocio, en fin, comencé a moverme. Ellos eran algo así como mi ultimo recurso, sabia que no podían fallarme…. pero, para colmo de males, ninguno, tanto familia como amigos accedieron a ayudarme. Estaba francamente sorprendido. No lo podía creer.

Completamente todos me dieron la espalda y la unica que había accedido a ayudarme en su momento era mi amiga la del cafe.

Fui a buscarla a su casa con la firme convicción de que no tenia nada que perder; ese mismo día fuimos con la señora que leía las cartas.

Llegamos a una casa completamente normal, tocamos la puerta. Salió una niña a abrirnos y nos dio la bienvenida. Nos pasamos.

Mi amiga me presentó a esa señora cuyo nombre era Gloria. Era una mujer de unos cincuenta y tantos años, muy amable y de sangre muy ligera. Ellas se saludaron, visiblemente eran muy amigas.

Terminando de saludarse fuimos directamente al grano. La señora Gloria y yo nos pasamos a una habitación donde tenía una mesa con 2 sillas únicamente, nos sentamos.

Yo iba con muchísima desconfianza para ser sincero, en el lugar había muchas velas y algunas figuras de santos.

Comenzamos a platicar poquito, como rompiendo el hielo, mas que nada de como había conocido a mi amiga y en eso que las velas empiezan como a tronar, a soltar una chispita, exactamente como había pasado en aquella ocasión con la velita del café solo que en esta ocasión era mucho mas notorio.

La señora Gloria hizo una mueca y dijo:

– Esto ya no me gustó, andas muy salado…

Yo le dije: eh ? como que bien salado, que significa eso exactamente… (yo relacionaba salado con mala suerte)

– Si.. dijo, no te rinde el dinero para nada verdad? observa las velas, truenan por toda la sal que tu traes… Voy a cerciorarme pero estoy segura de que a ti te están changando bien y bonito… (así, con esas palabras me lo dijo.) Antes de todo me indicó que me parara porque me iba a hacer una limpia, yo me paré y la comenzó a hacer.

En cada mano tenia unos pañuelos con contenían algo (nunca supe que era) y comenzó a pasarlo por todo mi cuerpo a medida que iba rezando algo que no alcanzaba a distinguir.

Al pasar sus manos por mi estomago, se detuvo, y me dijo claramente: te duele por aquí verdad????

Le respondí que si, que era porque me estaba enfermando, a lo que ella respondió. Esto no es de ninguna enfermedad, esto es resultado de un trabajo que te están haciendo, pero nada de que preocuparse.

Al continuar haciendo la limpia, empezó a toser, se notaba inmediatamente que se estaba cansando por su modo de respirar cuando finalmente terminó.

Yo había ido a que me leyera las cartas y era lo que iba a hacer después de hacerme la limpia; pero al final ella cambió de opinión, me pidió los nombres de mi esposa, mi suegra, mi suegro y el mío propio y me pidió que volviera la siguiente semana.

Posteriormente mi amiga y yo nos retiramos.

Pasó toda esa semana y curiosamente en esa semana me eché al menos un pleito por día con mi suegra, solo que esta ocasión era diferente. El dolor que me daba en la boca del estomago había desaparecido…

completamente.

Cuando discutia con mi suegra terminaba bien enojado y me encerraba en mi cuarto, pero ahora, ella se quedaba callada y no sabia ya ni que decir, y era ella la que se iba diciendo, tu estas mal y se iba.

Incluso un dia la detuve y le dije:

-Señora, si soy yo el que esta mal, digame en que…. porque todo apunta a que la equivocada aquí es usted.

Y con esas palabras se enojaba aun mas y se iba repitiendo… – tu estas mal tu estas mal.

Con haber desaparecido el dolor que tenia en la boca del estomago fue mas que suficiente para regresar con la señora Gloria.

Hasta ese día me mostraba abiertamente incrédulo a ese tipo de cosas, pero tan solo con este hecho, mis convicciones cambiaron drásticamente…. Realmente yo era víctima de algún tipo de brujería?? o era simple autosugestión.

Finalmente se llegó el día que me tocaba ir con la señora Gloria. Esa ocasión llegué yo solo, mi amiga no pudo acompañarme.

Cuando toqué la puerta, fue la señora Gloria quien abrió directamente. -Te estaba esperando… dijo.

No había gente, ni siquiera la niña que había abierto la ocasión anterior estaba. Fuimos directamente al grano. Ella dijo lo siguiente:

-En esta ocasión todas tus dudas serán aclaradas, tienes muchas cosas que saber, pero sobre todo prepárate porque lo que tengo que decirte no te va a gustar…

Nunca me imaginé, nunca me esperé lo que esa señora dijo aquel día. Nunca podré olvidar que al terminar la sesión, salí inmediatamente a la calle y al estar solo, pareciendo un niño de 5 años me puse a llorar.

En esa sesión la señora Gloria, comenzó a echarme la cartas después de barajearlas de forma extraña. Saco 3 cartas siguiendo una ceremonia extraña… y dijo:

-Aquí se ve algo que no me gusta nada…

Yo permanecí callado…

Nuevamente echó otras tres cartas y únicamente negaba con la cabeza. Finalmente echó otras tres ultimas cartas… quedando nueve y fue entonces cuando comenzó a hablar.

-Lo que a continuación voy a decirte es relacionado al dinero, esto abarca trabajo, posesiones materiales, viajes y ese tipo de cosas. Curiosamente las primeras tres cartas indican éxito. Esto quiere decir que en este aspecto, todo lo que te propones lo obtienes. Se supone que no tienes problemas de dinero… pero…

-Las siguientes tres cartas me indican que te fue arrebatado el éxito, esta carta que tengo yo aquí (creo que eran cuchillos o puñales) indica que te cortaron de tajo lo que por derecho te pertenecía mediante un … digamos “trabajo”. Hay muchísimas envidias a tu alrededor. Son dos personas muy cercanas a ti las que te están haciendo este trabajito. Mujeres para ser exactos, una es de edad avanzada y otra mas o menos de tu edad, seguramente tu pareja.

-Antes de pasar a las siguientes cartas podrías contarme que esta pasando en tu vida en este momento?????

Le platique brevemente la situación que estaba viviendo, cuando le comenté que yo me iba a salir de casa de mis suegros, cuando de repente todas las puertas se me fueron cerrando y finalmente llegar al punto en el que me encontraba en ese momento.

– Ves lo que te digo muchacho???? se suponía que en este momento tu ya tuvieras tu casa y estuvieras viviendo con tu esposa y tu hijo en otro lugar, sin embargo, en este momento estas atrapado y sometido viviendo en casa de tus suegros.

-Las ultimas cartas no indican nada bueno en tu porvenir económico. El dinero no te va a rendir, vivirás endeudado por mucho tiempo, lo poco que tenias lo iras perdiendo poco a poco.

No lograba entender muy bien las cosas, era evidente que mi suegra era la causante de ese “trabajo” que me estaban haciendo, cuando la señora mencionó a mi esposa francamente lo dudé de inmediato. No podía entender no podía creer que eso estuviera pasando, es decir, si tuviera una hija, quisiera que se casara con un hombre exitoso, trabajador, entonces porque desearía yo que le fuera mal ? porque deseaba la familia de mi esposa que me fuera mal ?????

Pareciera que la señora Gloria me acababa de leer la mente porque me explicó a continuación todas mis dudas:

-Tu suegra tiene completamente sometido a tu suegro. Ella ordena y el cumple sus caprichos sin dudarlo; lo tiene sometido mediante un trabajo también, ella quiere (mi suegra) que tu estés sometido, pero tu no le das gusto; cuando parece que te tiene, es cuando tu te rebelas. Tu te ibas a ir y te ibas a llevar a su hija y a su nieto contigo, eso es lo que no quiere ella.

-El trabajo que te han hecho es algo fuerte, nada que no se pueda romper pero es fuerte al fin. Sabes tu cual es el peligro en ese tipo de trabajos???? si algo sale mal … y que seguramente así será…. puede llegar a costar muy caro. Debemos detenerla en este momento antes de que algo grave suceda.

Recogió las cartas y las volvió a barajear, nuevamente se repitió el procedimiento y quedaron nueve cartas otra vez.

En esta ocasión me dijo cosas muy personales, que solo yo sabía y que no compartía con nadie. Se puede decir que a medida que iba hablando ella, me dejaba mas con la boca abierta, todo lo que mencionaba tenia una gran exactitud. Si había algo de escepticismo en mi, en ese preciso momento desapareció completamente. Todo lo que decía ella, era verdad.

Dejó para el final aquello que todo mundo quiere saber de su futuro, el aspecto amoroso.

En ese momento poco me importaba ya que pues yo ya estaba casado así que no tenía el mínimo interés en ese aspecto, sin embargo ella repitió el procedimiento de la baraja y dijo:

-Quiero que estes calmado y escuches atentamente lo que estoy a punto de decirte…

-Necesito que entiendas algo, después de escuchar lo que voy a decirte, es importantísimo que actúes con toda normalidad y que hagas de cuenta que no escuchaste nada. Si llegas a actuar de modo distinto, tu suegra va a sospechar y vamos a echar en saco roto todo lo que tenemos avanzado, esta bien ????

Lo que me dijo no tenia para mi absolutamente nada de sentido pero igual le dije que si.

-Bueno comencemos; tu le has sido infiel a tu esposa????

– no, nunca. Y nunca le seria infiel.

Te pregunto esto porque aquí aparece entre ustedes una tercera persona y si tu dices que has sido fiel entonces …. tu esposa….

En ese preciso momento sentí como si me hubieran clavado una lanza en la punta de la cabeza y me hubiera atravesado todo el cuerpo.

La señora Gloria siguió hablando pero la verdad yo me quedé como en pausa, no sabia ni siquiera que decir. No podía dudar de sus palabras ya que no hacia ni diez minutos que me había probado la veracidad de las mismas. No lo podía creer.

La señora me pidió que volviera sin falta al día siguiente y que pasara lo que pasara yo actuara como si nada hubiera pasado.

Me dijo que iba a terminar la sesión el día de hoy, pero que el día siguiente fuera sin falta.

Sali de la habitación todavia en estado de shock, me dirigí a la calle y sin poder evitarlo se me salían unas lagrimotas de los ojos.

Estuve llorando por espacio de una hora aproximadamente. Trataba de tranquilizarme a mi mismo pero por mas que intentaba no podía.

sentía como que me hubieran quebrado el alma. Me limpie lo mas que pude y me dirigi a casa inmediatamente.

Al llegar a casa, solo estaba mi esposa. Mis suegros y mi cuñado habían salido llevandose a mi bebe con ellos. Mi esposa me recibió como normalmente lo hacia, y yo por mas que intenté no pude disimular mi rabia, mi coraje.

Ella lo notó y como ya era costumbre, empezamos a discutir.

A pesar de lo que me había indicado la señora Gloria, de que me mantuviera tranquilo, y que “actuara” como si nada hubiera pasado, en ese momento estaba con la espada desenvainada.

Discutimos como nunca antes lo habíamos hecho. Si ella gritaba yo gritaba mas fuerte.

Llegaron mis suegros y mi cuñado, y como era costumbre cuando discutíamos y ellos llegaban, nos callábamos pero esta ocasión no fue así.

Nos metimos inmediatamente a nuestra habitación, cerré la puerta con mucha fuerza y seguí discutiendo con mi esposa.

Escuche la voz de mi suegra preguntando que estaba pasando, pero tan solo escuchar su voz me enardecía aun mas. Quiso abrir la puerta y casi se la estampo en la cara, mi esposa por primera vez en su vida me vio con ojos de miedo pero aun así me enfrentó y me encaró.

Yo sin pensar recuerdo haber cerrado mi puño y… lleno de ira lo dirigí al rostro de mi esposa.

Ella cerró los ojos y antes de impactarle el golpe en la cara, lo desvié y le di con todo a un ropero que estaba tras de ella.

Ella salto sobresaltada, abrió los ojos y empezó a llorar.

En eso entró mi suegra con los ojos bien abiertos cargando a mi bebe.

– Que esta pasando… dijo.

– Por favor tranquilicense, haganlo por su bebe… blah blah blah blah.

Mi suegra siempre llegaba regañando, pero en esta ocasión me estuvo hablando con una amabilidad que nunca había visto. Yo me tranquilicé en el preciso momento que vi a mi bebe y mi esposa salió de la habitación llorando y se quedó mi suegro y mi cuñado también hablando conmigo según ellos en buen plan.

Mi suegra llegó y puso a mi bebe en brazos de mi suegro (casi casi como escudo) y continuamos hablando.

Al día siguiente yo parecía mas zombi que nada, a partir de esa noche mi esposa y yo dejamos de dormir juntos. Tuve muchas pesadillas esa noche como siempre, ya hasta me había acostumbrado a ese hecho.

Al llegar la tarde, fui sin falta con la señora Gloria. En esta ocasión iba saliendo un joven moreno, de unos treinta y tantos años. Me saludó e inmediatamente se fue.

La señora Gloria me recibió y dijo:

– Como estas ? ya mas tranquilo ?

– Si … mentí.

Como ya era costumbre me hizo una limpia, las velas de repente soltaban una chispita pero eso ya sucedía con menos frecuencia. Posteriormente me dio una especie de polvitos y me indico que me bañara diariamente con ellos durante 2 semanas seguidas y sin fallar.

Posteriormente dijo lo siguiente:

-Durante los días que estés haciendo esto, no debes dejar que te descubran, es necesario que actúes con normalidad porque de otra manera las pondrías sobre aviso.

-He descubierto que un familiar de tu suegra es quien le esta haciendo este trabajo, necesito que descubras su nombre. -Obsérvalas, fijate que es lo que hacen en las noches que es cuando mas te están changando, por las noches tienes pesadillas no es así? Si… respondí.

-Bueno pues es a causa de eso. Consigue ese nombre, si lo haces, me será de mucha ayuda y terminaremos esto muy pronto.

Una cosa mas, es importantísimo que en este momento no te salgas de ese lugar…

Debes estar cerca de ellos para que así puedas observarlos.

En ese momento parecía que me hubiera leido el pensamiento una vez mas, la idea de irme de casa de mis suegros me estuvo rondando toda la noche.

A partir de ese momento comencé a fingir en todo, la hipocresía era algo que me enseñe a utilizar. Me mostraba mas cariñoso con mi esposa, con mis suegros mas amable, en fin.

Durante las noches antes de irme a dormir, me les presentaba de repente para según yo darles las buenas noches. Mas de una vez las sorprendía con las manos en la masa, escondiendo no se que cosas bajo la cama.

A veces salían todos ellos y me quedaba solo en casa, me ponía a buscar entre sus cosas algo que me pudiera ayudar, lamentablemente me encontraba con cajones cerrados con llave.

también estuve observando a mi esposa, en que momento se veía con otro hombre? La señora Gloria me había aclarado que al parecer era un exnovio, que mi esposa buscaba y que mantenían contacto a distancia.

Mi rutina diaria como ya había mencionado antes, era llegar de trabajar, encerrarme en el cuarto y ver tele hasta que anochecía. Vuelvo a repetir, no se si haya sido por sugestión o porque los polvos que me dio me estuvieran ayudando pero cada que llegaba de trabajar, me sentía encerrado y quería irme de ahí lo mas pronto posible. Pero las instrucciones que me había dado la señora Gloria me indicaban que hiciera todo lo contrario.

En las tardes al llegar de trabajar, de repente me salía a hurtadillas y escuchaba que decían o que platicaban mi suegra y mi esposa.

Un día, mientras estaba escuchando lo que platicaban, sonó el teléfono. Mi suegra fue la que contestó. Le dijo a mi esposa… te hablan…

Ella preguntó… -quien????

Mi suegra no dijo nada y escuche que mi esposa dijo.. Aaah y contesto rápidamente.

Empezó a hablar.

Había un teléfono en otra parte de la casa, era posible que yo pudiera escuchar lo que hablaban pero siempre se daban cuenta cuando alguien descolgaba el otro teléfono.

Decidí descolgar el telefono de improviso para escuchar la voz de la otra persona.

Espere el momento apropiado, justo para escuchar la voz de la otra persona.

Era el momento apropiado, descolgué la bocina rapidamente y escuché atentamente las ultimas palabras de la otra persona.

– ….estoy contigo…

Efectivamente era la voz de un hombre y efectivamente mi esposa se dio cuenta cuando descolgué el teléfono.

-Quien descolgó el telefono???

Inmediatamente dije.. con quien estas hablando ????

La otra persona colgó inmediatamente el teléfono y mi esposa hizo lo mismo. Simplemente colgué y me dirigí a mi cuarto.

Me acosté en la cama y prendi la tele.

Como a los 30 segundos entró mi esposa y dijo:

– Porque descolgaste el telefono????

+ Con quien estabas hablando? dije yo.

– Era un primo que tenia mucho que no hablaba con el…

+ y porque tu primo colgó el telefono ?

– …. porque no me tienes confianza? que nos esta pasando ???

Me comenzó a abrazar, al mismo tiempo que con su mano tocaba mi nuca y comenzaba como a embarrar algo.

Tomé inmediatamente su mano para ver que tenia pero ella se zafó, y la escondió tras de ella.

Nuevamente la volví a tomar y mire su mano pero no tenía absolutamente nada.

Sinceramente esperaba ver algún tipo de polvo pero no había absolutamente nada.

– porque me rechazas ? porque me tratas así ???

Comenzó a llorar…

– Yo tanto que te amo te he dado todo y tu te comportas de esa manera….

Me volteó la tortilla completamente, ahora el culpable de todo era yo…

Estuvo hablando cerca de dos horas, no lograba callarla, empecé a darle puro avionazo. Ya para terminar la tercer hora supuestamente nos habíamos reconciliado. Pura hipocresía la verdad.

Lo que dijo la señora Gloria resultó ser cierto, la sospechas resultaron verdaderas…. pero en ese momento, por mas extraño que parezca, no sentí absolutamente nada de dolor. Estaba muy tranquilo.

Ahí terminó ese episodio que a decir verdad fue el principio del fin. Lo único que me mantenía ahí en ese momento era mi bebe en primer lugar, en segundo eran las instrucciones de la señora Gloria de no salirme de ahí. Continué con el plan de conseguir el nombre del familiar de mi suegra, pero por mas preguntas que hacia no me respondían nada.

Me convertí en su sombra, si ellas iban al mandado, yo las llevaba, no las dejaba solas ni a sol ni a sombra, comencé a preguntar información con los vecinos y efectivamente, cuando yo me iba al trabajo era cuando ellas se salían.

La hora de ir nuevamente con la señora Gloria llegó y yo iba con las manos vacías, no pude conseguir el dichoso nombre.

Les juro que comenzaba a ir con miedo a las citas con la señora Gloria, cada que iba tenia algo nuevo y por lo regular no eran cosas buenas para mi; y ese día no era la excepción.

Me recibió con un regaño, mi suegra y mi esposa me descubrieron debido a las actitudes que tenía últimamente. Nos quedaba relativamente poco tiempo.

Las medidas que tomaría a partir de ese momento serian otras. Ahora si iba a empezar lo mero bueno dijo.

-Es necesario que sepas esto: lo que vamos a hacer es una fuerte protección, yo quería hacer las cosas por debajo del agua y sin que tu suegra se diera cuenta, pero ahora eso cambió. Ahora ellas ya saben que te has estado protegiendo…. te advertí que actuaras normal. (Agache la cabeza apenado)

-Esta protección va a ser muy evidente, todo lo malo que te esta haciendo tu esposa y tu suegra se les va a regresar y con mas fuerza…

-Lo mas que puedo hacer es que a tu esposa no le pase nada, merecido se lo tiene la canija pero ahorita por tu bebe no debe pasarle nada porque eso malo se lo pasaría a tu bebe, cosa que no queremos, por otro lado…. tu suegra se va a enfermar.

-Continua bañandote con los polvos que te di y ven a verme tal día….. y ya por ultimo….. ahora si escuchame atentamente. No dejes que tu suegra cargue mucho a tu bebe y sobretodo, no se te olvide!!!!! no vayas a salirte de esa casa… todavía no.

Dos días pasaron después de esa cita cuando mi suegra efectivamente se empezó a enfermar.

Sentía un dolor muy fuerte en su mano izquierda y su preocupación aumentó cuando no podía moverla de dolor.

Yo por dentro pensaba… esta mala mujer, sabrá Dios que me haya estado haciendo que ahora tiene su mano así.

Les puedo asegurar que nunca me alegré de que le haya estado pasando eso, mas bien sentía una enorme tristeza de que mi esposa lo había permitido.

Esas noches yo dormía como tronco y por el contrario mi suegra cada día se ponía peor.

A pesar de tener la mano así, insistía en cargar a mi bebe, según ella decía que cuando lo cargaba se le olvidaba el dolor….

En cuanto cargaba a mi bebe, de rato empezaba a llorar y yo casi le arrebataba a mi bebe de los brazos…

Durante esos días me eché encima a todos porque le quitaba a mi bebe a la fuerza, un día estuve a punto de llegar a los golpes con el títere de mi suegro a causa de esto.

Mi suegra optó por ir al hospital al día siguiente y yo le prohibí rotundamente a mi esposa que llevara a mi bebe con ella, que si quería se fuera ella pero nos quedábamos mi bebe y yo.

Al día siguiente fui a trabajar como de costumbre y llegando no encontré a nadie. Se habían ido todos al hospital llevando a mi bebe con ellos.

Tardaron como 2 horas en llegar, pero cuando finalmente lo hicieron traté de controlarme lo mas posible.

Estaban como la fresca mañana y mi suegra me saludó burlonamente. Obviamente sabía que yo había prohibido que se llevaran a mi bebe con ellos.

A la media hora de haber llegado mi bebe empezó a llorar mucho, fuera de lo normal. Por mas cosas que hacían no lograban callarlo, de repente le comenzaron a aparecer como ronchas por todo su cuerpo. Todos comenzamos a discutir.

Delante de todos tome del brazo a mi esposa y nos metimos al cuarto, le empecé a reclamar que para que lo habían llevado, que seguramente estando fuera le habían contagiado algo…

De todas las peleas que habíamos tenido mi esposa y yo esa era la peor…

Si antes me había detenido en pegarle, en esta ocasión dudaba muchísimo poder detenerme.

Culpaba a mi suegra y a mi esposa pero al mismo tiempo también me sentía culpable (no dejes que tu suegra cargue a tu bebe, me repetía en la cabeza constantemente.) Entraron mi suegra, mi suegro, mi cuñado y junto con mi esposa y prácticamente me arrinconaron en el cuarto, mi bebe ya había dejado de llorar y recuerdo que se me quedaba viendo fijamente a los ojos.

Imaginense una rama que están doblando hasta el limite, esta a punto de quebrarse….

Esta a punto de quebrarse… esta a punto y …. pum. Se quebró.

No pude soportarlo mas, lentamente comencé a recoger mis cosas y las iba poniendo en una maleta.

Como no cabía todo fui metiendo unas cosas en el carro. Todo mundo se quedó callado.

Empecé a hacer varios viajes, de mi cuarto al carro, cuando en eso creo que mi esposa también explotó…

Me empezó a insultar terriblemente, decía que mi mama era una prostituta, que yo era un maldito perro, las cosas mas vulgares que hayan escuchado alguna vez por ahí, pues mi esposa me las dijo.

Yo estaba en estado de shock, lo único que quería era agarrar todas mis cosas e irme inmediatamente de ahí.

En eso mi suegra se acerca y me dijo algo que no alcancé a entender…

Eso como que me sacó de mi estado de shock e hizo que una rabia incontenible se produjera dentro de mi. En ella vi la causante de todo mi sufrimiento y la encare diciendole:

-que dijo ?? que fue lo que dijo?? repitamelo !!!!!

Vi como sus ojos mostraron miedo y se cubría con mi bebe, nuevamente usandolo de escudo.

Fue cuando mi cuñado y mi suegro me encararon y a punto de llegar a los golpes mi suegra les ordenó que se hicieran a un lado.

Seguí recogiendo mis cosas, mi esposa nunca dejó de insultarme ni por un solo instante.

Tarde aproximadamente 15 minutos en recoger todo y meterlo al carro, pero a mi se hizo como 2 horas eternas.

Lo ultimo que recuerdo fue haber visto a mi bebe dormido, le di un beso. Me salí de aquella casa, me metí al auto, lo encendí y me fui con dirección a casa de mis padres.

Llegue a mi casa, eran exactamente las 11:15 de la noche, como todo mundo estaba de vacaciones, pues encontré a todos despiertos.

Fui bajando mis cosas, mi familia se me quedaba viendo toda asombrada. Pedí las llaves de mi cuarto, les dije que el dia de mañana les explicaba, me metí a la regadera para darme el ultimo baño con los polvitos que la señora Gloria me había dado.

Al terminar de hacer esto, me puse ropa limpia y me metí a la cama.

Dormí con una paz y una tranquilidad que hacia mucho tiempo no sentía.

En esta ocasión no derramé ni una sola lagrima. Me sentía en paz.

Al despertar, toda mi familia esperaba que les contara que había pasado, pero simplemente me limité a decirles que me había separado sin dar mas detalles al respecto. Ellos ya no me siguieron preguntando nada.

Mientras me disponía a desayunar sonó mi celular, al checar el numero me di cuenta que era mi esposa.

Mi primer impulso fue no contestarle pero me dio igual y respondí.

-Hola mi amor como estas? todavía no desayunas? te espero en casa mi amor esta listo tu desayuno, por favor, te suplico que nos veamos cuanto antes, el bebe pregunta por ti, nos haces mucha falta, tu familia aquí te esta esperando… blah blah blah blah…

Ya no sabía si reír o llorar, de repente llegué a pensar si me estaba volviendo loco o que demonios sucedía.

La noche anterior si mi esposa hubiera tenido una pistola en la mano seguro me hubiera matado, pero hoy, estaba mas dulce que nunca. Simplemente le di las gracias, le dije que ya estaba desayunando y que mas tarde le llamaría. Al confirmar que mi bebe estaba bien, le colgué inmediatamente.

Fui a trabajar y como todos los días, realicé mis actividades diarias, al terminar mis labores me dirigí inmediatamente con la señora Gloria, ese día llegué sin previa cita. Tenía bastante gente.

Estuve tentado a irme pero era importante para mi decirle que todo lo que estuviera haciendo dejara de hacerlo ya que definitivamente mi bebe se vería afectado, y mas al no estar yo con el.

Dure casi 3 horas esperando hasta que finalmente tocó mi turno.

Ya estábamos los dos un poco cansados pero de igual forma me recibió a pesar de no tener cita; y dijo:

-Por la cara que traes me doy cuenta de que las cosas no van bien verdad?

Me encogí en hombros.

Esa fue la primera vez que sentí que la señora Gloria me ocultaba muchas cosas, sentí como que ya sabia que me había salido de la casa y que por lo tanto, había hecho exactamente todo lo que ella dijo que “no hiciera”.

Le dije:

+Me salí de la casa…

– continua

+ eh, eso no es todo, esa protección que me puso, me gustaría que me la quitara porque siento que esta perjudicando a mi hijo. Tenía razón, mi suegra se enfermó pero por mas que intenté no pude separarla de mi bebe.

Sinceramente era lo único que me importaba en ese momento, suponía yo que al haberme salido de casa de mis suegros, lo demás ya no caso ni razón de ser. Que equivocado estaba.

La señora Gloria me iba a sacar de mi error mas pronto de lo que imaginaba.

-Tengo algo importante que decirte, al terminar de escuchar lo que tengo que decirte… debes tomar una decisión muy importante en tu vida en base a lo que hayas escuchado.

-La decisión que tomes repercutirá única y exclusivamente en ti, y en tu vida. Y como dijo Poncio Pilatos…. yo me lavo las manos.

-Tu quieres saber, yo te haré saber; pero la manera en que actúes o lo que hagas después, ya dependerá de ti y únicamente de ti.

Al terminar de decir esto la verdad es que me dejó completamente asustado. A que venía eso ???

Ese día me di cuenta de que me había ocultado muchas cosas, pero jamas me imagine que aquello que me había ocultado, lo iba a sacar a relucir ese mismo día.

– He visto tu vida, y se que has tenido muchos amores… Cuando conociste a la mujer que hoy es tu esposa, tu no la tomabas en serio en un principio, no es así?

+Pues si, tiene razón … respondí. (Eso nadie lo sabía mas que yo)

– Conforme pasó el tiempo, te diste cuenta de que ella era la mujer que querías en tu vida para siempre, pero aun así, tu andabas con otras muchachas.

+así es… dije.

– Ella siempre supo de tus otros amoríos, y por eso no tenía la certeza de que tu la amaras en verdad. Es por esto que colocaron un fuerte amarre para que tu nunca te fueras de su lado.

– Los seres humanos somos muy tontos en realidad; no era necesario un amarre, ustedes al final iban a terminar juntos; ese era su destino. Pero si lo vemos de otra manera, el culpable fuiste tu mismo por andar de canijo.

Sentía que mi cabeza iba a estallar de lo rojo que me puse.

-Ahora, dejame preguntarte algo… Cual fue el motivo real por el que te casaste con ella??????

Fue ahí donde me quedé sin palabras. Me hizo recordar el día que por primera vez le anuncié a mi familia que me iba a casar…

Yo llegué, visiblemente agitado a casa, le pedí a toda mi familia que se reuniera en la sala, mi hermano tenía la tele prendida y le pedi que la apagara. Mi mama estaba comenzandose a preocupar.

Les dije:

-Ahora que estamos todos reunidos, quiero comunicarles lo siguiente…. (sin mayores preámbulos fui directamente al grano.)

Les comunico que me voy a casar con ******, ya fijamos fecha de la boda, todos están cordialmente invitados.

Todos se quedaron callados, mi hermano fue el único que me felicitó.

Mi mama me tomo del brazo y nos fuimos al comedor a platicar…

Al igual que yo, fue directamente al grano; y dijo: -Cual es el motivo real por el que te vas a casar ????????

+Porque la amo… respondí sin dudarlo.

Sin embargo en mi mente repasé el verdadero motivo por el que me iba a casar.

Ahora casi 2 años después, la señora Gloria me hizo la misma pregunta. Pero esta ocasión la iba responder con la verdad.

+ Cuando todavía era novio de la que hoy es mi esposa, había una mujer….

Con la que llevaba una amistad de mucho tiempo….

Siempre me había llamado la atención pero ella no sentía atracción por los hombres, sentía preferencia por las personas de su mismo sexo.

Si había coqueteo entre ella y yo… pero, nunca habíamos ido mas allá. Nunca sentí amor por ella, pero si un poquito de atracción física.

De un tiempo para entonces, ella y yo convivíamos bastante seguido, a veces nos veíamos como seis veces a la semana.

No supe cuando ni como, pero comencé a obsesionarme con ella.

Comencé a decirle que me gustaba mucho, que la quería… ella me rechazaba frecuentemente, y entre mas lo hacía, mas me picaba el orgullo y mas determinado estaba a hacerla mía a como diera lugar… La amistad que había entre nosotros iba desapareciendo poco a poco y se iba convirtiendo en algo mas.

Me costó muchísimo trabajo tan solo llegar a besar sus labios, prácticamente tuve que ahogarla en alcohol para que bajara la guardia. Lo peor era que cuando pensaba que ya la tenia, era cuando de pronto se alejaba.

Era bastante difícil que creyera en mis palabras, ella conocía todo de mi, sabia que tenia novia y que andaba con otras personas. Cuando yo le decía que me gustaba mucho, que era muy especial para mi, solo se limitaba a reír. Cuando le decía que la amaba… se enojaba. Una noche, me dijo:

-Porque no me dices eso cuando estas sobrio? siempre que tomamos es cuando te comportas así conmigo….

Esas palabras fueron el tiro de gracia. Había encontrado su talón de Aquiles.

La noche siguiente, escribí en una hoja de papel, la declaración de amor mas dulce y tierna que se pudieran imaginar, memorice cada párrafo que escribí y subrayaba frases clave a las que tenía que imprimirle mayor emotividad.

Todo lo tenia friamente calculado. Todo lo tenia friamente planeado. Una tarde queriendola sorprender, pase por ella a su casa, salude amablemente a su familia e incluso me invitaron un pedazo de pay de queso con leche. (En ese momento no lo sabía pero me estaba poniendo la soga en el cuello yo solito)

Cuando salió ella, la lleve al cafe mas romántico que había en el centro de la ciudad.

Me porté como todo un caballero, le saqué la silla para que se sentara, le compre una rosa, escuchaba atentamente su plática y para nada dejaba de mirarla a los ojos.

Esa tarde platicamos 2 horas y el tiempo se iba rapidísimo.

Finalmente comencé a repasar en mi mente la declaración de amor que días antes había memorizado y actuando impecablemente, comencé a hablar…

A medida que salían las palabras de mi boca, el rostro de ella se ponía de una y mil formas, se mostraba asombrada, apenada, confundida, incluso hasta temerosa….

Nuevamente ya la sentía en mi poder, y pensé que lo había logrado. Quise sellar mi triunfo tomandola de la mano y me acerque a ella para besar sus labios y finalmente… Nos besamos.

Cuando nos separamos, vi en su rostro una enorme lágrima que rodaba por su mejilla…. e inesperadamente…. nuevamente me rechazó.

-No creo ni una palabra de lo que me dices… quisiera hacerlo pero… te conozco y tu no eres así…

Se levanto de la mesa y se fue…

Iba a dejarlo todo por la paz, era un fracaso mas, no era la primera ni la ultima vez… pero me di cuenta de que se había llevado la rosa. Eso era una señal.

-Tengo que esforzarme mas… pensé.

La seguí, en el jardin del centro fue donde la alcancé, la tome de la mano y la arrinconé cerca de unos arboles. Vi que todavia seguía llorando pero mi obsesión que era mas grande me nubló el pensamiento y no permitió que mi corazón sintiera absolutamente nada.

+ Tengo que esforzarme mas… pensaba dentro de mi…. y dije:

+ Huyamos de aquí, escapemos juntos, quiero pasar el resto de mi vida contigo…

+ Disculpe señora Gloria, me quedé hundido en mis pensamientos… Cuando todavía era novio de la que hoy es mi esposa, había una mujer a la que lastimé mucho.

Ella en venganza, me hizo creer que estaba embarazada y, a base de amenazas y chantajes, intentó por la mala que yo me casara con ella. Me metió en tantos problemas.

Tapé un hoyo haciendo otro. No me casé con mi esposa porque realmente quisiera hacerlo, me case con ella porque estaba huyendo de una responsabilidad que no quería.

Dijo la señora Gloria:

– Cuando dos personas se casan, es porque se aman realmente. Se juran amor ante Dios y reciben su bendición para toda la vida. Si esa unión no se hace por amor, ese matrimonio está destinado a fracasar.

A ti te hicieron un amarre muy poderoso, pero ni el amarre mas poderoso hace que una persona ame a otra; el amarre mas poderoso no garantiza que una persona permanezca a tu lado.

Todos nos regimos por leyes universales, todo lo bueno o malo que hagas, te será regresado multiplicado por siete.

El problema de usar magia negra, es que se rige por estas leyes universales. Es conocido como el famoso “rebote”.

Tanto tú como tu esposa, están pagando por todo aquello malo que hicieron. Pero veamoslo por el lado amable. Es mejor pagar en esta misma vida todo lo malo que hicimos, que pagarlo allá, en la otra vida.

Estamos exactamente donde queremos estar, tu no te das cuenta ahora, pero tu mismo fuiste el que te puso en esta misma situación que tanto reniegas.

Aún así, es un buen momento de corregir todo.

Escucha atentamente lo que te voy a decir, y te repito nuevamente, de lo que hagas después de escuchar esto que te diré a continuación… dependerá de ti y únicamente de ti el rumbo que tomes. Yo me lavo las manos.

+ Finalmente logramos disolver ese amarre, porque te tenían muy amarradito, prueba de ello es que ya estas afuera. Pero no todo termina ahí. A partir de este momento tienes dos opciones…

Irte, dejar a tu esposa y a tu hijo y comenzar de nuevo por otro lado…. o Regresar por tu esposa y por tu hijo, tu verdadera familia y comenzar de nuevo, pero eso si, lejos de tus suegros.

Tu esposa te quiere realmente, ya recibieron la bendición de Dios mediante su hijo. Ustedes ya se eligieron el uno al otro. Lo malo es que tu esposa hace todo lo que su mama le dice, ahí esta mal tu esposa pero no la culpo, nadie se puede imaginar que tus propios padres te estén perjudicando.

-Se que te molesta mucho el hecho de que ella te haya sido infiel, pero se puede ser infiel de muchas maneras, las mujeres somos mas emocionales, mas sentimentales, los hombres son mas físicos, mas de tocar, agarrar. Si te preocupa que tu esposa haya tenido relaciones con ese fulano, despreocupate, no fue así.

+ O sea que ella y el fulano ese no tuvieron sexo?? pregunté directamente. – No.

Yo he visto, que si ustedes deciden seguir juntos, la felicidad será para ustedes.

+ Y si me decido por seguir yo el otro camino???? pregunté inmediatamente con muchísima curiosidad.

– No te lo podría decir en este momento. también debes estar enterado de lo siguiente: Tus padres están separados verdad?

+así es

– Y tus abuelos de igual forma no es así?

+ Si.

– Se dice que los pecados de los padres, lo pagan los hijos. Son exactamente 4 generaciones las que pagan esos pecados. El primero fue tu abuelo, el segundo es tu padre, el tercero eres tu y, por consecuencia….

+ Mi hijo será el cuarto ?

– Si, terrible no es así? pero tu puedes romper esa cadena, si tu continúas con tu matrimonio, tus hijos no tendrán que pagar ese precio que tu estas pagando ahorita, tienes que hacer lo correcto, porque, ante los ojos de Dios, ella es tu esposa.

Cada vez que me hablaba de esa forma la señora Gloria, mas atemorizado me quedaba.

Me comencé a preguntar, como era posible que alguien supiera todo eso, como le hacía, que era lo que hacía. Me llegué a preguntar si acaso nuestro destino ya estaba escrito. Como era posible que existiera un mundo como ese. … eran tantas preguntas, de repente sentía como que nada era real.

Yo me ponía a investigar por mi cuenta cada palabra que la señora Gloria me decía… En la Biblia en efecto dice que los pecados de los padres los pagaran los hijos, la Biblia habla también de artes adivinatorias, como que entre mas le buscaba, mas testimonios encontraba de todo ese rollo.

Yo iba seguido con la señora Gloria, conocí ahí mismo, personas de todo tipo, generalmente iba mucha gente en unos carrotes del año, camionetas de lujo, tanto hombres como mujeres.

De distinto estatus social, e incluso iban personas con estudios, llegué a conocer doctoras, ingenieros, contadores, etc. De todo tipo.

Pues en efecto, al final de todo solo tenía dos opciones. Regresar con mi esposa o que ahí terminara todo.

Siendo completamente honesto, realmente lo que mas me detenía en ese momento era la infidelidad de mi esposa, la señora Gloria había dicho que no había tenido relaciones sexuales con ningún otro hombre, que la infidelidad era digamos “sentimental” por llamarle de algún modo, pero mi mente siempre estuvo llena de dudas, pensaba que a lo mejor la señora Gloria se pudo haber equivocado.

Ademas de que tenía un presentimiento de que me ocultaba algunas cosas.

Por otro lado, recordaba mi infancia, cuando en la escuela festejaban el día del padre, yo no tenía a nadie a quien festejar, sentía horrible en ese momento. No quería que por ningún motivo mi bebe pasara por lo mismo.

Ademas de todo, en el fondo, pero muy en el fondo, seguía enamorado de mi esposa… pero yo sabía que mi suegra me hizo mucho daño y que mi esposa lo había permitido.

Estuve muy indeciso durante aproximadamente una semana, durante una platica que tuve con mi mama, ella me dijo lo siguiente:

-Que no quede por ti hijo, tu hazle la lucha, si eso no llega a funcionar, al menos que no quede por ti.

Esa misma noche, tome la decisión de regresar por mi esposa y por mi bebe, y grabé en mi mente con cincel las ultimas palabras de la señora Gloria que fueron….

– Si decides regresar con ella, debes llevartela lejos de tu suegra. Esa mujer por su tonto capricho, se esta llevando entre las patas a su propia hija y a su nieto. Por ningún motivo regreses a esa casa.

Advertido estas.

Al día siguiente de haber tomado la decisión, me puse en contacto con mi esposa para ver a que arreglo podíamos llegar…

Como bien dijo la señora Gloria, mi esposa a fuerza quería que siguiéramos viviendo en casa de sus padres, como no accedí, su ultima propuesta era vivir en una casa en la misma colonia…. (haganme el favor, hasta caminando se podía ir mi suegra y eso que esa mujer no caminaba ni a la tienda de la esquina.)

Yo empecé a moverme y conseguí una casa cerca de donde yo trabajo (yo trabajo en una ciudad, la familia de mi esposa vive en una y mi familia vive en otra, son tres ciudades distintas).

Mas a fuerza que de ganas comenzamos a llevar cosas, sinceramente mi esposa como que no quería que yo me diera cuenta, pero de repente se veía contenta arreglando lo que sería nuestro hogar.

Todo por fin quedó listo, solo faltaba que ya llegáramos mi esposa, mi bebe y yo.

Ese día, pase a casa de mis suegros por mi esposa y por mi bebe; yo no me había metido a esa casa desde el día que me salí, pero en esa ocasíón, me ví obligado a hacerlo. Solo le hablaba a mi suegro y un poco a mi cuñado, pero con mi suegra solo le daba los buenos días, buenas tardes o buenas noches.

Ese día, mi esposa me dijo, pasate, para que nos despidamos juntos de ellos. Yo dije, bueno, ya que.

Al momento de entrar, les juro que pensé que iba a estar mi suegra llorando, o al menos bien triste, incluso hasta enojada; pero lo primero que voy viendo es a ella, cargando a mi bebe y con una enorme sonrisa en la boca.

En ese momento sentí como que algo oprimía mi pecho y sentí que algo andaba muy mal.

Nos despedimos de todos ellos, mi suegro era el único con los ojos llorosos. Posteriormente nos metimos en el carro y nos fuimos mi esposa, mi bebe y yo, con dirección a nuestro hogar.

Todo mundo pensó, que mi bebe iba a estar llorando demasíado, debido a que el lugar era extraño, y sobre todo que mi suegra (que prácticamente se había hecho cargo de el para todo) no iba a estar ahí.

Pero para sorpresa mía y de mi esposa, mi bebe se mostraba mas risueño que nunca.

Yo recuerdo que con mi suegra, mi bebe lloraba bastante, y ella tenia que voltearse de cabeza para lograr que mi bebe no llorara, incluso durante el día, mi bebe lloraba como unas quince veces o veinte veces….

Ese día, estando con mi esposa y conmigo, mi bebe lloró dos veces en todo el día amigos, dos únicas veces en todo el día. (No saben que satisfacción me dio haberselo echado en cara a mi esposa ya que ese hecho fue muy notorio.)

Yo por dentro sabía que mi bebe presentía toda la maldad y todo el daño que nos estaba haciendo mi suegra, por eso lloraba tanto con ella.

Aun así la mujer hizo acto de presencia llamando en seis ocasíones. Tenía que ser.

Pasamos por fin, nuestra primer noche juntos como una familia.

Mi bebé en las noches se ponía bastante latoso, pero nuevamente nos volvió a sorprender, despertandose sin llorar para que mi esposa le diera de comer.

Pensamos que se iba a dormir inmediatamente después de comer, pero no fue así, se mantenía despierto pero sin llorar.

Yo lo cargué y me puse a pasearlo por toda la casa, eran las 4 de la mañana y tenía que trabajar al día siguiente pero no me importó.

A las 5 se quedó dormido en mis brazos, lo coloqué con suavidad en su camita y me dormi un rato mas antes de prepararme para ir a trabajar.

Como mi trabajo se encontraba a unos minutos de la casa, tenía planeado darle unas vueltas para checar que todo estuviera bien.

Realicé mis labores normales y en cuanto tuve oportunidad, me salí del trabajo y me dirigí hasta corriendo a casa para ver que mi familia estuviera bien…

Como a los dos minutos iba llegando cuando vi que una persona iba entrando a mi casa… a mi propia casa.

Aceleré el paso, llego a la puerta, saco la llave rápidamente, abro la puerta y … voy viendo que era mi suegro.

+que hace aquí ??? pregunte.

– Vinimos a visitarlos…

+Visitarnos, si nos acabamos de ver ayer…. donde esta mi esposa???

-ahí esta en la cocina….

Entré como desesperado y voy encontrando a mi suegra en la cocina, a mi cuñado cargando a mi bebe, a la novia de mi cuñado sentada platicando con mi suegra.

Subo al segundo piso y me encuentro a mi esposa (no recuerdo ni que estaba haciendo)

Le pregunte inmediatamente que que hacían ellos ahí, si la causa de todos nuestros problemas habían sido ellos precisamente y ahora ella los traía a nuestra casa…

Lo que me dio mas coraje fue lo que mi esposa respondió, dijo:

– Pues si te molesta que estén ellos aquí, encierrate en el cuarto y no salgas hasta que ellos se vayan….

+ Eso era lo que hacía cuando estaba en casa de ellos porque era su casa, pero esta es mi casa, diles que se vayan… diles que se vayan o ….

Me di media vuelta, mi esposa me jalo de la camisa pero me solté, lo único que hice fue regresarme al trabajo.

No sabía ni que pensar, decidí regresar y correrlos directamente.

Solo Dios sabe porque hace las cosas, cuando estaba a punto de regresarme a la casa, surgió un imprevisto en el trabajo y no me permitió salir para nada.

Cuando finalmente salí, ya iba con la espada desenvainada y afilando los cuchillos, entro a la casa y no había nadie.

Me dirigí a la cocina y ahí estaba mi esposa…

+ Mira, te tengo lista la comida, me enseño el plato. Claramente era comida hecha por mi suegra, mi esposa ni siquiera la había preparado. Yo por mas berrinche que nada, le dije que no quería eso (iba con muchísima hambre y bien enojado, una muy mala combinación en mi persona) Comenzamos a discutir, habíamos llegado a un acuerdo de que no íbamos a llevar a ninguno de nuestro familiares a esa casa, acuerdo que ella no cumplió, según ella porque no podía. Seguimos discutiendo muy feo, ella amenazó con irse, yo le dije que si se quería ir, no la iba a detener.

Se salió con mi bebe a la calle. La seguí.

Pude ver que fue a una caseta de telefono y comenzó a llamar. Posteriormente se dirigió a una tienda y ya de ahí no se movió.

Pasaron los minutos, hasta que se cumplió una hora aproximadamente.

Estaba yo sentado en la puerta de la casa cuando veo que llega el carro de mi suegro, tanto mi cuñado como mi suegro voltearon a verme con ojos de pistola, yo por dentro pensé: -pendejos, si esto es por culpa de ustedes.

La primera en entrar a la casa fue mi esposa, luego mi suegro y un sobrino de el (robusto el tipo pero buena gente). Atrás del sobrino llegó mi suegra y arrebató de los brazos de mi esposa a mi bebe.

El sobrino cortésmente me dijo: vamos a sacar las cosas de tu esposa… solo asentí con la cabeza.

Nadie decía palabra alguna, mi esposa rápidamente sacaba sus cosas mientras mi suegra la presionaba.

Vi que mi suegro y su sobrino se ponían a ayudarla. De repente mi suegra se acerca a mi suegro y le dijo algo. Posteriormente mi suegro se dirigió hacia mi y me dijo:

– Quítate no estorbes hijo de tu puta madre…

Siento que si no hubiera reaccionado de ese modo, se me hubiera roto alguna tripa o se me hubiera derramado la bilis o algo me hubiera pasado, pero en ese momento me acuerdo que hasta vuelo agarre y le solté un puñetazo en toda la boca de mi suegro.

El se cayó y como iba cargando algunas cosas, se escuchó mas aparatoso, el sobrino luego luego se me dejó venir, y yo ya esperaba recibirlo, físicamente estaba mas alto y mas fornido que yo, pero sabrá Dios que cara me ha de haber visto porque me empezó a decir, calmate calmate tranquilo y empezó a ayudar a pararse a mi suegro.

La actitud del sobrino me sacó de onda, se supone que lo habían llevado a golpearme o algo así pero el se limitaba a tranquilizar los animos.

Mi esposa y mi suegra fueron las que se me echaron encima pero el sobrino nos estuvo tranquilizando a todos, prácticamente me estaba ayudando a mi, mi suegro como que terminó noqueado porque ya ni hablaba.

Decidieron irse y mi suegra y mi esposa me comenzaron a insultar y amenazar..

Decían que me iba a arrepentir, que hubiera preferido no haber nacido … entre otras cosas muchísimo peores.

Se salieron de mi casa pero lo peor de todo es que estando en la calle empezaron a decirme hasta de lo que me iba a morir y toda la gente se dio cuenta, y lo grave del asunto es que no se iban. Ahí duraron minutos que se me hicieron eternos, no saben que vergüenza sentía en ese momento. Yo pensaba, con que mujer me fui a casar, con que familia me vine a emparentar.

Una señora de la tienda salió y gritó, ya le hablaron a la policía.

Santo remedio porque en cuanto oyeron eso se metieron al carro y se fueron…

Ese dia amigos, me metí a mi cuarto y empecé a llorar y a gritar. Lo unico que me dolía en ese momento era que se habían llevado a mi bebe. Sentía muchisimo coraje contra todos ellos. Como pude, me desahogué de todo lo que traía dentro. Imaginense, tener por un dia aquello que tanto habias deseado para que inmediatamente te fuera arrebatado.

Cuando cayó completamente la noche me sentía como que había estado soñando todo, estaba muy cansado y con muchísimo sueño. Me fui a dormir y quede completamente perdido, como antes, no me desperté hasta que el sol salió totalmente. Dormí como 3 horas de mas.

No lo sabía en ese momento pero iba a ser la ultima noche que dormiría tan plácidamente.

-Mi suegra ganó… mi suegra se llevó a mi esposa y a mi bebé… me retumbaba en la cabeza.

Recibí una llamada de mi mama, me dijo que me fuera a casa con ellos… Yo no quise y decidí quedarme a vivir en esa casa al menos hasta que se terminaran los dos meses que había pagado de renta por ella.

Continuará

Lee la segunda parte

Comentarios
  1. Joss

    Yo estuve en los foros desde 2002 hasta que se pudrieron, y recuerdo las entradas que escribir el CID, hay una que se llamó La Caida del CID, siempre quise volver a leerlos, pero nada, a menos esto esta chido, y neta que el morro escribe muy chingon.

    Saludos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login
Cargando.
Registrarte
Cargando.