Untitled-1

Iniciamos una nueva serie de artículos, esta vez vamos a tratar sobre las grandes decepciones o aspectos que no nos gustaron (y por vamos me refiero a mí). El N64 fue una consola que de plano odié, fue la causa por la que dejé a Nintendo, una gran decepción y aquí veremos a fondo por qué la  considero como una de las grandes en el arte de apestar.

————————————————————————————————————
El N64 apareció en las tiendas en septiembre de 1996 sin embargo supimos de la consola en 1993, claro, gracias a Club Nintendo, cuando en la revista año 2 número 10 anunciaron en portada con bombo y platillo sobre el nuevo Nintendo de 64 bit conocido en aquellos años como Project Reality, un nombre por demás rimbombante que sonaba tan maduro y profesional como para dejarnos asombrados, los videojuegos dejarían de ser cosa de niños!!! o eso creíamos sólo con escuchar el nombre y conocer el poder que tendría.

Nintendo 64

Porque eran 64 bit!!! una cantidad totalmente descomunal en aquel entonces pues veníamos de un Nes de 8 bit y un Snes de 16 bit, esta nueva consola se saltaría la evolución natural de 32 bit para darnos el doble, era como ver el futuro del futuro!!! o sea si 32 bit eran el futuro en 1993 el Project Reality estaría aún más avanzado.

Para que entiendas el asombro de lo que era el Project Reality debes conocer una cosa, antes de ese anuncio en nuestra revista favorita de aquellos años (pues la revista favorita oficial es EGM en español) se hablaba maravillas del CD Rom para el Snes, Club Nintendo aseguraba que Nintendo se encontraba trabajando en ese aditamento, que sería grandioso y que superaría a otros accesorios de CD porque iba a ser de 32 bit mientras que la competencia (obviamente Sega) era de 16 bit. Al final ese accesorio nunca salió y CN dijo que Nintendo jamás había prometido tal aparato, siendo honestos y leyendo de nuevo las declaraciones de las revistas previas, cuando Nintendo hablaba del CD Rom lo hacía de modo ambiguo, sin prometer nada, sin embargo CN malinterpretaba esas declaraciones y nos hizo creer que tal cosa existía, sin embargo es un error perdonable porque eran novatos y simplemente fue una malinterpretación de la información.

Nintendo 64

Pero la pifia del CD Rom fue parte fundamental para lo que fue el hype del Project Reality pues no sólo sería la nueva consola de Nintendo sino que iba a ser MUY superior a lo que el CD Rom sería, en otras palabras, el Project Reality heredó el hype del CD Rom y además sumó el propio por lo que causó una expectativa sin precedentes, créeme, ni el PS4 ni el Xbox One han generado tal nivel de emoción.

¿Y cómo evitarlo? El Snes era una consola fabulosa, Nintendo parecía que no se podía equivocar pues tenía juegos geniales, gran apoyo de third parties y excelentes ports de arcadia, era la consola del momento pues el boom de los juegos de pelea estaba en su punto más alto y en el Snes estaban todos los juegos de ese género, así que debes darte cuenta que si Nintendo podía hacer tantas cosas con 16 bit qué no haría con 64 bit!!!

No sólo la idea del enorme poder de 64 bit retumbaba en nuestras cabezas sino que la nueva consola de Nintendo se tomaría su tiempo para salir lo que aumentaba nuestro entusiasmo, y claro, Club Nintendo no se cansaba de repetirnos cuán maravillosa sería la nueva consola, asegurando que sería superior a cualquier otra existente y por existir (pues incluso afirmaron en 1994 que el N64 era la consola más poderosa del mercado… 2 años antes de su lanzamiento). Club Nintendo además juraba por todos sus dioses (Mario, Link y Miyamoto) que ya habían tenido oportunidad de jugar con la consola (en el mismo 1994) y que era algo que jamás nos hubiéramos podido imaginar. Hay que ser honestos, si bien no mostraron mucha integridad periodística sí que sabían hacer su trabajo en publicidad pues nos vendieron la idea de que sería algo tan bueno que no lo mereceríamos.

Nintendo 64

En 1994 la nueva generación estaba iniciando con la llegada de los sistemas de 32 bit PS1 y Saturn, sistemas que conocimos gracias a Game Pro en español que en aquellos años existía en México (y que duró poco tiempo) pero el Project Reality aún se encontraba lejos, Club Nintendo seguía cumpliendo magistralmente su trabajo de publicitar la marca Nintendo y nos dosificaba la información sobre el próximo Nintendo de un modo tan perfecto que si el resultado hubiera sido caca de perro en una caja con el logo de Nintendo lo habríamos comprado.

Nintendo 64

CN seleccionaba las palabras adecuadas para elevar a niveles estratosféricos las cualidades de la próxima consola, palabras como: “punta del iceberg”, “pequeña muestra del poder”, “probadita” acompañaban cada información previa que CN daba a conocer referente al Project Reality. Incluso cuando hablaban de las arcadias del Project Reality (Killer Instinct y Cruisin USA) decían que sólo mostraban una pequeña parte del poder que tendría la consola pues ni en 64 bit estaban, y esos juegos se veían impresionantes!!! si tal cosa era una “pequeña muestra” la versión final sería obra de Dios.

Nintendo 64

En 1996 y tras 2 nombres (Nintendo Ultra 64 y Nintendo 64) la consola apareció, asegurando que el cartucho era mejor que el CD por ser más rápido, hablando maravillas de la tecnología de Silicón y con un aparato mercadológico sin precedentes pues Club Nintendo mensualmente nos hacía desear más la consola y Nintendomanía semanalmente nos daba muestras en video de lo que nos esperaba si la comprábamos. 3 años de desarrollo desde que supimos de ella, una cantidad de hype acumulado que podría quebrar montañas y la consola estaba disponible, y claro, siendo mexicano tardé en hacer el cambio, pero eventualmente tuve mi N64.

Y aquí viene la parte triste, después de tanto hype y de tanto alardear gran poder (olvídense de las imágenes pixeleadas decían, olvídense del pop up decían) el N64 no era tan divertido, simplemente no había juegos y los pocos que salían eran tremendamente caros. Sí, Mario 64 era divertido y sí, jugar en 3D era algo totalmente nuevo, pero ¿qué más cosas teníamos para jugar durante los primeros años de vida del sistema? Sí, Mario Kart 64 era divertido, Mortal Kombat Trilogy me gustaba pues disfrutaba de esa serie y Killer Instinct Gold era jugable pero no tan impresionante como en arcadias, el más interesante en su inicio, Shadows of the Empire, resultó ser un buen juego pero… eso era básicamente todo y no mejoraron las cosas con el pasar de los años, algún buen juego esporádico (Goldeneye, Ocarina of Time, Smash Bros), grandes decepciones (Castlevania) e incontables juegos de carreras y de deportes fueron la tónica de la consola en sus escasos 4 años de vida.

Nintendo 64

Leyendo por internet a veces me he topado con comentarios de jóvenes (deben serlo) videojugadores que dicen que el N64 fue su primera consola y que tenía magia, que era genial y que la toman de referencia al quejarse de la decepción que para ellos fue el Game Cube, yo no soy como ellos, el N64 no fue mi primera consola, fue mi cuarta (Atari, Nes, Snes y N64) y la emoción y diversión que encontraba en las consolas previas no estaba presente en el N64, de algún modo Nintendo había perdido la magia (ya he hablado de eso, puedes leerlo aquí). Quizá pensarás que la edad era la causa pero te equivocas pues esa misma emoción la recuperé al abandonar a Nintendo en favor de Sony con el PS1 y no la he perdido hasta estos días con mi 360 y PS3.

Nintendo 64

No, no fue la edad, fue el hype, Nintendo y Club Nintendo nos habían hecho desear demasiado una consola, nos habían vendido imposibles, sueños, y el N64 simplemente no podía cumplir expectativas tan altas, expectativas irreales. Claro, hubo buenos juegos, pero eran pocos (quizá no pasen de 10) y tan lejanos entre sí (casi 1 año de distancia entre cada gran hit individual: Mario 64 septiembre 1996, Mario Kart 64 febrero 1997, Goldeneye agosto 1997, Ocarina of Time noviembre 1998) que había grandes periodos donde literalmente no había nada interesante que jugar.

Nintendo 64

Hojeando viejos números de Club Nintendo veía hojas tras hojas tras hojas de previos y a fondos de juegos de carreras y de deportes o de Game Boy Color… ¿dónde estaban los RPG? ¿dónde estaban los FPS? ¿dónde estaban los juegos de acción y aventuras? La respuesta era que durante muchos meses no habían y por eso se llenaban de esos juegos que, al menos a mí, no me interesaban.

El N64 fue por eso una gran decepción, una consola que realmente deseaba, era una obsesión y por eso el resultado fue tan frustrante, no estuvo a la altura de lo que me habían hecho creer y, principalmente, no era divertida, no estaban ahí los juegos que quería jugar. Tras tantos años como nintendero me vi forzado a cambiar de compañía o dejar los videojuegos, y gracias a Sony sigo siendo un ávido videojugador hardcore.

Irónicamente aquellos jóvenes que iniciaron con el N64 piensan que era una consola mágica, muy respetable su opinión pero discrepo, más aún cuando esos jugadores critican al Game Cube y déjame decirte que el cubo no era tan malo pues tuvo buenos juegos y un decente apoyo de third parties, es la única consola de Nintendo desde el Snes que no dependió exclusivamente de Nintendo para subsistir pues recibió cariño de otras compañías, claro, no era un PS2 pero no es para nada mala como sus números la hacen quedar, más importante aún y a pesar de ser considerado más fracaso comercial que el N64, fue ésta última la gran perdedora pues la mitad de las ventas de la misma fueron gracias al hype y el buen recuerdo del Snes mientras que las bajas ventas del Cubo fueron causadas por el mal recuerdo del N64.

Nintendo 64

¿Te gusta el N64? lo respeto, pero para mí es la gran decepción y fue la causa por la que rompí con Nintendo, la muestra perfecta de que crear demasiada anticipación por algún producto puede tener un final catastrófico.

Nintendo 64

Comparte
  • 20
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    20
    Shares