The Witcher 3 no sólo es el mejor juego de lo que va de la actual generación, está cerca de ser el mejor juego, punto. Pero en lo que los estudiosos de juegología determinan cuál es el mejor juego de todos los tiempos analicemos el DLC de este título.

Un gran juego como The Witcher 3 Wild Hunt no podía simplemente irse, tras su llegada en 2015, a esta experiencia de casi 100 horas le llegaron dos expansiones que aumentaron aún más su duración y nos dieron más razones para explorar el interesante mundo de Geralt de Rivia.

Hearts of Stone

El primer DLC de The Witcher se llamó Hearts of Stone, en el Geralt responde el anuncio para matar a un demonio es unas coladeras, lo que, por supuesto, hace con mucho gusto, sólo para toparse con que tal demonio era un príncipe encantado y que quien lo había contratado para matarlo ya lo sabía. Para salvar su vida Geralt debe hace run trato con un misterioso sujeto a quien conocimos al inicio de este juego, un extraño y sonriente mercader que le pide se encargue de un tal Olgierd Von Everec, el sujeto que le traicionó en primer lugar.

Hearts of Stone ocurre dentro del mismo mundo que ya conocemos de The Witcher, para hacerlo un poco más llamativo añade algunos nuevos puntos de interés en las zonas de Novigrad que estaban extrañamente vacías; esos puntos no son muy elaborados y la mayoría son construcciones destruidas o cubiles de monstruos, pero sirven para tener algo qué buscar por un rato. Además se añaden algunos nuevos enemigos así como un encantador de armas que le dará nuevas habilidades a tu armamento y algunas misiones secundarias.

Sí, el mundo es el mismo pero la historia principal es excelente, Geralt deberá investigar a Olgierd, quien es inmortal, y cumplir algunos objetivos para descubrir su misterioso y trágico pasado; que si bien algunas de esas misiones son tan ridículas como sacar de fiesta al fantasma del hermano, otras son buenísimas como descubrir el dolor de la esposa de Olgierd, que pasó décadas encerrada “protegida” por algo.

El fuerte de Hearts of Stone es su excelente historia que se combina con un villano principal siempre presente, pues  Mr. Mirror, como se le conoce al mercader llamado Gaunter O´Dimm, frecuentemente aparece para dar más profundidad a la historia, al mismo tiempo que demuestra que no se trata de un sujeto para tratar a la ligera.

Con un excelente final, en que puedes influir en el destino de Olgierd, Geralt debe enfrentar a un oponente que le sobrepasa en todo; te recomiendo te pongas del lado de Olgierd pues la recompensa, su espada mágica, es bastante buena.

Hearts of Stone es una expansión no muy larga, que dura unas 8 horas, pero su historia bien lo vale, disfruté mucho jugándola pues se mantiene de primera calidad.

Blood and Wine

La segunda (y última) expansión de este grandioso juego es llamada Blood and Wine. En ella salimos de los confines de los territorios conocidos para dirigirnos a un reino diferente aunque, honestamente, muy parecido en ecosistema. Esto significa un mapa nuevo, de gran tamaño, con sus respectivas aldeas, ciudades y puntos de interés, al igual que con muchas más misiones que en la expansión anterior.

Blood and Wine trae nuevas habilidades para tus mutágenos, la posibilidad de incrementar el poder de tus armas y armaduras, nuevo equipo, nuevas criaturas y nuevos personajes. La historia trata de un misterioso y brutal asesinato que solicitan Geralt investigue, descubriendo que el perpetrador es un vampiro, tras mayores indagaciones no logra descubrir el móvil de los homicidios pues el vampiro en cuestión no parecía tener ninguna relación con sus víctimas; una información más profunda incluso revela que, aunque poderoso, el vampiro es un ser tranquilo que coexiste con los humanos, lo cual implica una conspiración mayor.

Pese a que Blood and Wine es mucho más grande que la anterior expansión, la historia no es de cerca tan buena, El villano principal no tiene nada para equipararse con Olgierd o con O´Dimm pues su trasfondo no es ni tan misterioso ni tan trágico; la conspiración detrás de los asesinatos es relativamente tonta y la consecuencia ilógica pues de forma artificial colocaron al vampiro, un sujeto de paz, en un papel antagónico cuando nada obtendría ya el personaje con ello. La escena final es interesante y la batalla final es bastante difícil (pues el tipo es medio tramposo) pero el contexto no está bien desarrollado con lo que el papel de villano queda muy reducido.

Blood and Wine es una expansión de 20 o 30 horas, de larga duración que es en sí mismo un juego completo, pero no tiene una historia digna, también gran parte de la duración de este juego se desperdicia en búsquedas sin sentido y los premios por completar las misiones no son tan interesantes como desearía; sí, te acabarás el dinero que obtengas, pero no es suficiente como para darle el 10 a este DLC.

Los dos DLC de The Witcher 3 son bastante buenos, teniendo cada uno diferentes fortalezas: Hearts of Stone no es muy largo pero tiene una historia atrapante y personajes muy carismáticos que recordarás después de acabarlo. Blood and Wine tiene mucho más contenido pero sus personajes son tan aburridos que extrañarás a los de Hearts of Stone y su historia tampoco es la mejor.

Aunque recomiendo ambos pues extienden la diversión de uno de los mejores juegos de la historia, me la pasé mejor con Hearts of Stone ya que la simple historia y personajes motivan a avanzar sin detenerse, produciendo el encantador efecto de: “sólo una misión más y ya”, ese que acaba en la madrugada sin que te des cuenta de la hora que es.

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •